Historia

        El tiempo compartido surge como un procedimiento para comercializar cualquier bien inmueble destinado a alojar turistas en sus períodos vacacionales y consiste esencialmente, en dividir por períodos el uso de una unidad. La forma más común es la división por semanas, de tal manera que hay 52 períodos de uso por habitación, donde la división implica la copropiedad de cada unidad y sus copropietarios absorben en la parte que cada uno representa, los gastos de conservación y mantenimiento del bien de que se trate.

El tiempo compartido es el pago adelantado del hospedaje a futuro en algún hotel o condominio turístico, esto es, por un precio fijo descontado y una cuota anual de mantenimiento, se adquiere el uso o goce de un periodo vacacional al año, normalmente en base semanal, para ser disfrutado durante un determinado número de años (de 20 a 30), en una unidad con capacidad para dos, cuatro, seis o más personas.

En sus inicios el Tiempo Compartido resultó de la fragmentación de la propiedad de condominios o residencias en lugares turísticos y en otros casos, como solución financiera para algunos hoteles de poco éxito. El tiempo compartido tiene sus orígenes en Europa, principalmente en Suiza en el año de 1963 donde la empresa Hapímag inicia su primer proyecto de tiempo compartido con el propósito de asegurar a su clientela habitaciones disponibles en los principales centros turísticos de Europa Central especialmente en España.

En 1966 un grupo de inversionistas japoneses promovió un proyecto similar al que desarrolló la empresa Suiza llamado Japan Villa Club, su éxito fue tan rotundo que ahora cuenta con 300 centros turísticos y 250,000 miembros.

Posteriormente el Señor John H. Dehaan exporta la idea a los Estados Unidos de Norteamérica y se convierte en uno de los pioneros de esta modalidad. Para 1969 Estados Unidos de Norteamérica, emprende su primer proyecto en Kavikailari, Hawai. En 1972 se desarrolla este concepto en Bird Rock Falls en Carolina del Norte y en 1973 se inicia otro desarrollo en Lake Tahoe, California.

Con la entrada de Estados Unidos a este mercado, las ventas de tiempo compartido en el ámbito mundial crecieron en el orden del 500% pasando de 10 millones en 1970 a más de 500 millones de ventas en 1995.

A finales de la década de los 80’s, esta nueva modalidad de hospedaje se extendió en diversos países del mundo, incluyendo Canadá, Australia, Asia, Sudáfrica, el Caribe, México, Israel y países del Este de Europa.

Para el año 2011 en el ámbito mundial los datos de la industria del tiempo compartido indican que existen 5,316 desarrollos turísticos, con un poco más de 497 mil unidades, los cuales tienen un poco más de 8.1 millones de propietarios de tiempo compartido y reportaron ventas por 14.7 Billones de Dólares, así como un total de 28 millones 866 mil turistas viajando a través de la modalidad del tiempo compartido. Cabe destacar que a nivel mundial el Sistema de Tiempo Compartido tiene presencia los países y entidades de las siguientes regiones, Norteamérica (Canadá y Estados Unidos de Norteamérica), Latinoamérica (incluye México) y el Caribe ( 45 ); Asia y Pacifico Sur ( 22 ), Europa ( 28 ) y África y Medio Oriente ( 1).

Hoy por hoy, este nuevo y revolucionario concepto de vacacionar es una tendencia mundial exitosa y que de manera vertiginosa se está imponiendo en todo el mundo.